Expo personal de Nelo: Arte soy entre las Artes … (1853-1968)

Por el MSc. Heriberto Acanda Ramos.

“Arte soy entre las artes … y en los montes, monte soy…” Tan sencillo, y sublime a la vez, como los versos; lo recordamos siempre. (Ver galería de imágenes de la expo)

En estos tiempos en los que los ruidos de las guerras ensordecen al mundo, se nos hace loable, ser colaboradores y cómplices de un proyecto tan noble como lo es la exposición Arte soy entre las artes… (1853-1968). de Arquímides Lores. (Nelo). Pinar del Río 1968. El autor de esta muestra orienta su arte hacia los intereses de “los pobres de la Tierra”, íntimamente relacionado con una vocación de integración y de socialización de los valores esenciales de la creatividad y de nuestra cultura martiana con el objetivo de fomentar una perspectiva, inclusivista, articuladora, de pensamiento y creación. Sus pinturas junto a la escultura, reviven a José Martí, en el 167 Aniversario de su natalicio; brilla una vez más la expresión de la armonía entre la cultura y la cubanía. 

Resulta una labor quijotesca poder concretar desde el arte tantas interpretaciones y reflexiones diversas que aborden la figura, el pensamiento y la obra de José Martí. Sus criterios poéticos necesitan de un conocimiento histórico contextual para su real comprensión, de lo contrario corremos el riesgo de ser mal interpretados. Ir a Martí, “ese misterio que siempre nos acompaña” es enriquecedor.

El Nelo en esta nueva presentación, hace suya la creación artística como series de metáforas recias y profundas que distinguen el pensamiento martiano. Su obra fluye como la luz, la contención del sentimiento nos indica el camino hacia el futuro, ese futuro de progreso y de virtud.

Esta exposición utópica y diversa, a través de la pintura, la escultura y el performance, cuenta un viaje por los mundos de los sueños, impulsados por la persecución arrebatada de sus visiones, y lo hace desde la naturaleza lírica e íntima de un mensaje hondo, grave y universal, expresado en un lenguaje veloz con términos clave, que se repiten a lo largo de todas las obras en posiciones estratégicas.

Desde el lenguaje de la forma y el color, condimentado con la exquisitez de quien disfruta lo que hace, Lores Echevarría, coloca ante los espectadores una de las exposiciones más contestatarias; no solo porque escudriña, rebusca, repiensa y rehace parte de la historia del pensamiento y la obra del más universal de los cubanos, sino también porque invita al deleite, tanto estético como espiritual.

Autenticidad, compromiso y reflexión corren por la obra de este incansable experimentador vueltabajero; trabaja a toda prisa en el lienzo como si se presionara por la urgencia de liberarse de cierta ansiedad que no le permite ningún placer contemplativo. Habla de la vida, la ciudad y de la esperanza con la determinación didáctica precisa. Cada uno de sus discursos creativos es un grito que corta el aire y es la transparencia la que alienta y destaca la conciencia del observador.

Arte soy entre las artes, rinde el más humilde homenaje al Maestro desde una propuesta coherente que contempla una argumentación con entidad, objetivos claros y una tesis temática y/o estética, que permite descubrir perfiles complejos o revisitar lugares transitados sobre la vida y obra del Apóstol con nuevas perspectivas. La creación plástica del artista, parece correr sobre una estela de metralla; en esta ocasión José Martí, ha resultado su fuente y motivo de inspiración; punto de referencia para encontrar a un mejor hombre, un hombre humano, sincero y amigo.

Al compartir el cincuenta y dos cumpleaños del artista, con el natalicio de Martí, vive hoy su pensamiento y acción; el esplendor del mundo se ha enriquecido con una belleza nueva, la belleza de la velocidad, el arte y el movimiento.

Estas obras de gran formato, exhibidas en la galería Arturo Regueiro, darán la oportunidad, sobre todo a los más jóvenes, de aquilatar los periodos y las obras más influyentes e innovadores en la carrera del Nelo, pero encontraremos también —y ese es para mí el más contundente beneficio— nuevos derroteros, nuevas composiciones e imágenes que hablan con humildad, y hasta con asombro, sobre la gloria y la caída, el amor y el quebranto, la sujeción y la vehemencia. Arte soy entre las artes… (1853-1968) goza de una gran capacidad renovadora, no acaban en los límites comunes, sino que fomentan y actualizan ininterrumpidamente su poder fecundante, como polvo de alas de mariposas, para consolar la tierra pinareña.

Comentarios cerrados