Oncena Edición del Salón Experimental de Arte Erótico Arturo Regueiro 2019

Por: Heriberto Acanda Ramos. (Ver galería de la expo)

XI Edición Salón Experimental de Arte Erótico Arturo Regueiro - 2019.Existe un salón organizado por la galería de arte Arturo Regueiro definido, por su temática, como erótico: donde confluyen creaciones diversas, pinturas, dibiujos y esculturas. En general, se suele nombrar como arte erótico por que provoca un placer que involucra al cuerpo.

Preferimos referirnos aquí al erotismo en un sentido más amplio según el cual el arte siempre es erótico. Resulta difícil separar el placer en “espiritual” y “físico”, y el intento de entender el erotismo consiste, en este recorrido, en una búsqueda relacionada con el aspecto estético. Reflexionar acerca del erotismo con el fin de aproximarnos al arte en general.

Frente a una obra de arte que emociona y conmueve profundamente, uno siente algo parecido al deseo físico: deseamos poseer de algún modo ese cuadro, una escultura; la obra de arte. Ese deseo proviene de la conciencia de la propia muerte y de nuestra imposibilidad de conocer la realidad.

El deseo, el deseo de «poseer» el «secreto» de una obra de arte que nos ha conmovido profundamente, como la obsesión, permite establecer un paralelismo: podríamos decir que uno realmente se enamora de las obras, desea contemplarlas desde todos los posibles puntos de vista; siente por ellas una nostalgia premonitoria.  Pronto partiremos y el tiempo para conocerla y disfrutarla es breve. Volvemos cada vez que nos es posible a mirar algunos cuadros y lamentamos tener que irnos y dejarlos. Nos resulta penoso pensar que ya no los tendremos cerca como si tuviésemos que abandonar un amor.

En las creaciones plásticas nada puede ser dicho sin reflexión. La carga erótica no está en dejarse llevar por el impulso, sino en la razón que domina al deseo y lo sujeta. No es entonces la realización del deseo lo que produce el placer sino el dominio que se ejerce sobre aquél. 

Si definimos un arte como erótico porque hace mayor referencia directa y claramente a aspectos sexuales, no tenemos en cuenta que el erotismo se define más por lo que oculta que por lo que muestra y es mucho más eficaz cuanto más oscuro.  El erotismo es un arte del control y no del desenfreno.

Las características creativas de este Onceno Salón de Artes Visuales en Pinar del Río, nos separan del resto de los eventos locales, pensamos el erotismo como una moral del lenguaje, una voluntad dirigida hacia el placer por la belleza en tanto modo consciente de apartarnos de la muerte.  Una palabra que se controla y se desenvuelve para apartarnos del final.

La Oncena Edición del Salón Experimental de Arte Erótico Arturo Regueiro y sus diecisiete obras en concurso, no constituyen un culto, sino una victoria de la razón sobre el mito de la creación vueltabajera. No es un movimiento de los sentidos, sino un ejercicio del espíritu. No es el exceso del placer sino el placer del exceso. No es una licencia sino una regla que germina la experimentación y la auténtica creación plástica, donde el erotismo surge de la inteligencia, la voluntad, lo que ejerce un control de la mente sobre el cuerpo, y no al revés.

Comentarios cerrados