Exposición colectiva “Pensamientos en pequeño formato”

«El artista es el creador de cosas bellas. Revelar el arte y ocultar al artista es la finalidad del arte”, escribió Oscar Wilde. No obstante, la exaltación de la figura del creador raramente consiguió que esta máxima se cumpliera.

No hay temas humanos que no se hayan abordado por los artistas pinareños. Si se revisa la historia del arte, está la historia, la belleza como el estímulo para disfrutar de la vida; están los héroes, la experimentación, el amor y a veces los propios lenguajes sin un sentido temático.

Con la presencia de artistas nacionales y locales, hemos decidido unir sus obras para honrar al maestro, con motivo del 165 aniversario de su natalicio. José Martí, genio inspirador, de varias generaciones de artistas cubanos vive hoy entre nosotros.

La exposición colectiva, Pensamientos en pequeño formato, respalda todas aquellas acciones que favorezcan el análisis y el pensamiento crítico sobre la cultura y los procesos de creación artística; constituye un espacio de afirmación de la identidad cubana.

Exponer en pequeño formato es una motivación y a la vez un compromiso necesario, los jóvenes artistas, por lo regular, están más motivados por la parte comercial de la venta de sus obras que por promoverse a través de la instituciones. Al estudiar sus creaciones comprendí, que existía un Martí para cada uno de ellos, para cada época y para cada tendencia. También para cada momento difícil personal o nacional, aún queda mucho Martí por descubrir y si es a través del arte, mejor.

A grandes rasgos esta nueva muestra, podría señalar un punto de partida y uno de llegada: el talento innovador y el proveedor de contenido creativo; y algunos tránsitos del artista como creador, el artista como productor, el artista como gestor, es decir, el tránsito que va del genio individual (la impronta del maestro) a la comisión colectiva, los proyectos y el trabajo colaborativo.

El contexto reflejado en las obras por cada uno de los participantes, resulta clave para comprender la configuración actual tanto del arte como de la creación artística; su estado no es ajeno a transformaciones mayores en los campos de la economía y la cultura: el trabajo y las identidades flexibles.

La aparición de este espacio en la escena artística vueltabajera, nos ofrece, riesgos y posibilidades; por un lado, la realización de un viejo anhelo: la autonomía artística;  por el otro, la confrontación de tal realización y la independencia creativa de los modelos establecidos en el orden local.

Sirva esta exposición de 48 obras de 38 artistas, para convertir en placer aquel sueño que nació como instinto; pensando en pequeño formato, las obras callan y los sentidos hablan. (Ver Galería de Imágenes)

Comentarios cerrados