Expo «XXXVI Edición Salón de Artes Plásticas 14 de Diciembre» 2012

Por el MsC. Heriberto Acanda Ramos.

Según la Real Academia de la Lengua Española, el miedo es una: “sensación de angustia por la presencia de un peligro o mal, sea real o imaginario”.

Los eventos de artes plásticas son los principales intérpretes de los espacios sin fronteras geográficas. Toda gestión expositiva debe intentar dislocar el cuerpo mismo de los enunciados en su pretensión a la rigidez unívoca o a la polisemia regulada. El 14 de Diciembre ha resultado una extraordinaria oportunidad para compartir el arte e intercambiar entre creadores «visibles», sin angustias ni miedo a la confrontación entre generaciones, buen arte y talento.

El Salón de Artes Plásticas 14 de Diciembre como diccionario de la tradición artística vueltabajera, en esta XXXVI Edición se despliega con fuerza, atrapando obras, artistas y discusiones, intentando aligerar tensiones y cubrir umbrales.

En los diferentes proyectos expositivos ha existido un impulso de base que imaginó a Pinar del Río contribuyendo, utópicamente, en la realización de una cultura nacional superior y modélica. La Galería de Arte Arturo Regueiro funciona entonces en una doble dirección: como receptora de los mandatos estilísticos y estéticos y como territorio eficaz de absorción que devuelve productos propios que, en su periferia geográfica y temporal, afirman el valor de lo local.

Siguiendo este impulso y trabajando sobre la extensión del arte en su devenir histórico, diferentes operaciones de selección han fijado protagonistas y obras, hasta dibujar una historia lineal y progresiva.

Evitando confundir los salones de artes visuales con el mandato de amarrar la obra a discursos omnicomprensivos o a líneas de análisis homogéneas, esta edición se propone circular significados e interpretaciones por senderos múltiples, y sin vigilancia. No se trata de proponer reglamentos para las imágenes, sino de deconstruír los discursos dados, tramando las diferencias y trabajando sobre y desde los márgenes.

La posibilidad de establecer puentes entre los marcos de lectura y las producciones artísticas es deficiente, al mismo tiempo, que la renovación de interpretaciones y análisis no alcanza a tener impacto en el imaginario social ni en la representación simbólica de la sociedad y sus lazos comunitarios.

Resulta una insoslayable evidencia de la real necesidad de permanencia de los eventos sobre tendencias mal intencionadas, voces que tras un disfraz multicultural enroladas con las posibilidades que brinda el mercado de la diferencia hacen un uso interesado de la otredad con obvias intenciones de jerarquización.

Diversas han sido las exposiciones realizadas por estos días en el marco de esta nueva edición. Como permanencia de lo pinareño en lo nacional, resonancia de lo cotidiano en lo trascendente, el 14 de Diciembre viene a confirmar las posibilidades que esa huella simultánea de nuestro acontecer artístico ofrece a la intención, siempre renovadora, de entender y promocionar nuestra cultura para transformar el debate de ideas en un nuevo feudo académico con aires renovadores.

Diecisiete obras hacen visible la capacidad del silencio para subrayar ideas, lo más importante no es lo que se dice, lo que se oculta se sugiere, sin necesidad de metáforas o alegorías, me duelen los rostros del olvido. (Ver Galería de Imágenes)

Comentarios cerrados