Expo «Retratos de estaciones» Oct – Nov 2012

«Cierto es que a la luz de soles débiles se crece poco, pero se crece. De la espera viene fuerza. De la demora viene empujeˮ

José Martí

Por el MSc. Heriberto Acanda Ramos.

Retratos de estaciones crea un lugar de encuentros, crecimiento y empuje. Los artistas caminan hacia predios desconocidos, vuelven sus ojos al cielo, abren sus brazos y se preguntan dónde está la luz descubriendo que la inmensidad está en sus mentes, los rostros (re)aparecen como damas solitarias envueltas en ese paradójico acompañamiento de quienes van y vienen, viene y van, y vuelven.

Esta muestra es una síntesis que se establece desde los presupuestos de las tendencias artísticas locales, se aleja del peso abrumador de las lecturas políticas y sociales más directas, aunque del todo no se desliga.

La mayor parte de nuestros mejores pintores han sido grandes retratistas. Se ha procurado que estén representados los pintores más importantes que se dedican al género y las tipologías más destacadas, con obras de extraordinaria calidad. También se ha querido subrayar la existencia de una tradición que recorre parte de la creación del retrato en Pinar del Río.

La selección de los autores para esta exposición son artistas que han llegado por diferentes vías a un mismo lugar identificados todos por una misma sensibilidad, insertados en una red diferente de relaciones. La inteligencia y la armonía los mantienen al margen de la superficialidad y la apatía frustrante de los insignificantes círculos artísticos actuales.

Para apoyar la reflexión sobre la naturaleza y los límites del retrato y sobre las características de la tradición de este género en nuestro país, la exposición “Retratos de estaciones” incluye una serie de imágenes que no son propiamente “retratos”, en el sentido de que no pretenden representar a personas concretas, son exploraciones técnicas, vivenciales y reflexivas, para cuya representación sus autores se han basado en modelos vivos o han utilizado técnicas de descripción retratística.

Como la reverencia fugaz del que se ha ido, el arte pinareño hoy, define nuevas estrategias de supervivencia. La intensa reflexividad y la diversidad de discursos han optimizado las fuerzas de participación social de los creadores, en la variedad de proyectos que las instituciones convocan.

El retrato es también recuerdo, historia y compañía, como las estaciones los artistas rompen con la posibilidad de racionalidad dominante preocupados por nuevas síntesis. Con un timbre humano, un latido vital y sincero los seis artistas (Juan Miguel Suárez Rodríguez, Margot Rodríguez Arencibia, Aramis Valido Chirino, Delfina Rodríguez Martínez, Juan García Miló y Manuel Toste Torres) logran un paso de equilibrio, una voz sana, y un fresco brillo sin pretensiones.

En la mayoría de las obras el sabor de los rostros se mezcla con la historia, como un elemento más que provoca el recuerdo de la infancia y la primera juventud.

La razón de esta exposición colectiva es alejar al espectador de la inmovilidad contempladora y el desconcierto, proponemos descubrir la tibieza de cada rostro, geografías sugeridas que seducen con lo aparente porque proyectan comprender la estrategia del disfraz al servicio de una metáfora de los sentimientos, ilustrando cuál es el significado de nuestra existencia. (Ver Galería de Imágenes)

Comentarios cerrados