Expo «… para que la mano pinte bien» Enero – Febrero 2012

Rompió de pronto el sol sobre un claro del
bosque, y allí, al centelleo de la luz súbita, vi por
sobre la hierba amarillenta erguirse, en torno al
tronco negro de los pinos caídos, los racimos
gozosos de los pinos nuevos: ¡Eso somos
nosotros: pinos nuevos!

José Martí

Por MsC: Heriberto Acanda Ramos

Sentimos orgullo de poder concretar esta exposición colectiva sobre la figura de un hombre tan sencillo y cubano como José Julián Martí Pérez. Con el objetivo de recogen su andar, organizamos esta muestra como expresión de fina ternura y exquisita sensibilidad porque “el alma ha de quemar para que la mano pinte bien”.

Es una suerte unir desde la creación plástica a tanto talento para discursar sobre emociones vigorosas y sentimientos universales, todos han coincidido en la magia de lo grandioso y al mismo tiempo transfigurado en belleza perdurable. Se entrecruzan en esta muestra el hombre y su espíritu en una magna consagración de equilibrio….

Reunir a varios creadores entorno a la figura del maestro nos ha obligado a ser profundos y coherentes en la creación. ¨… Para que la mano pinte bien es expresión en el ámbito de las ideas y de la cultura.

Tal como a aquí lo han pintados los artistas, así tal lo han visto sus ojos; pinturas y dibujos con altos valores de conceptualización y de elaboración, para encarar las problemáticas culturales de la contemporaneidad. Las 20 obras presentadas son la penetración aguda en la verdadera imagen de lo cubano.

La imagen martiana suerte de voz colectiva, es la expresión del palpitar del hombre natural de estas tierras, en un proceso de libertad, en la conquista de la autenticidad de su ser, es la evidencia de que entre estos artistas existe una suerte de unión sagrada, una fe y un orgullo comunes, una coincidencia de actitudes hacia la tradición del pasado y hacia los destinos del futuro.

El apóstol incansable no conoció el reposo y la tregua, anduvo a pasos agigantados y llevó siempre consigo el amor, la ternura, la verdad y la mistad como fuerza suprema. Echó su suerte a los pobres de la tierra y completó con su gesta y con su vida la estrofa que le faltaba al poema libertador de 1810 en América Latina.

La vitalidad de su pensamiento y su vida casi mística, constituye un misterio entre nosotros, su luz nos acompaña como argumento para comprender el presente y conquistar el futuro.

Cada temática recoge su andar de guerrillero. En estos días luminosos de enero lo acompañamos con mochila y fusil al hombro como soldados de la libertad, porque como él, tenemos fe en el mejoramiento humano, en la vida futura y en la utilidad de la virtud.

Al inaugurar esta exposición la imagen martiana se hizo poesía. Por fortuna no hemos tenido que esperar mucho tiempo para que las alas del canario se convirtieran en estrellas.

El amigo sincero como la luz del sol, triunfa del rencor y de la muerte; ha sido capaz de esculpir el pensamiento que inclina a la virtud y eleva la inteligencia. (Ver Galería de Imágenes)

Comentarios cerrados