Expo 3er Salón Experimental de Fotografía «Arturo Regueiro» julio-2011

portada… el despertar de un sueño.

Al apreciar y disfrutar la fotografía artística la vida recobra sus derechos frente al arte y la inteligencia, cada escena puede ser metáfora de nuestras propias alegrías, si nos unimos todos en una cruzada de asiduidad, amor y creación.

Atrapados por el desafío que nos impone la creación artística, intentamos en esta Tercera Edición del Salón Experimental de Fotografía Arturo Regueiro, descubrir las interioridades de las más contemporáneas composiciones fotográficas pinareñas.

La diversidad en las temáticas abordadas, permiten transitar a través de la imagen por la magia de la vida, no solo por la magia en sí, sino por la entrega y maestría existente en cada una de las composiciones recurrentes, ilustradoras de acontecimientos en continuo movimiento; útil  y dulce murmullo que estimula y alienta el apasionante terreno del placer visual.

Mantener propuestas artísticas abiertas al debate, encuentros ocasionales o permanentes dispuestos a las (in)comprensiones frecuentes y el respeto a las diferencias, han resultado las incitaciones exigidas para mantener este polisémico evento como gestor de esencias en la proyección plástica vueltabajera.

Las particularidades captadas establecen asociaciones visuales audaces, el lente fotográfico ha sido la herramienta capaz de taladrar rocas mediante el coraje, la voluntad y el rigor de estos consagrados Mesías de la creación.

Estos laboriosos artistas han apostado para que los pequeños destellos de luz, iluminen los sueños posibles gracias a las peleas contra lo evidente…, la búsqueda incesante y continua  de la verdead.

Desde este inextinguible escenario, se establece el apasionante juego del tiempo. Con el objetivo de armonizar estilos, tendencias y pensamientos que ilustren parte de la realidad social cubana, florece esta nueva edición como expresión emblemática de nuestra identidad.

Hoy la representación se traduce en poesía a partir de la confrontación y el lírico rumor…,   como regulador de pasiones que engendran en el espectador un acto naciente, un modo de simpatía irradiante.

La mayoría de las fotografías mostradas se convierten en utopías, cada imagen emerge como veletas sin rumbo, las luces son la armonía de los deseos insatisfechos, las tradicionales sombras hacen de los autores originales malabaristas de su tiempo.
Como el despertar de un sueño, las dieciséis obras presentadas constituyen un desafío a la razón, se destilan conocimientos y también incógnitas. Los límites dimensionales de las imágenes y la contrariedad de las ideas no se dejan moldear por la ausencia del debate oportuno, la crítica especializada o el reconocimiento institucional.

Que esta exposición sea la piedra que toque para vernos como realmente somos. La intensión de apresar a la gente común, detalles y sitios locales ha imantado a un grupo de expertos con multiplicidad de visiones,  transitando de los paisajes apagados o alertas a las  figuras humanas expectantes de que;  no vale la pena la creación sin la responsabilidad que implica ser consecuentes con nuestro momento histórico.

Las imágenes inquietantes, magnificadas por el lente narran historias: las delicias del amor, Invocando el Tsunamis, Memorias del subdesarrollo, Valores, para que un príncipe sea feliz y El árbol, ¿nuestro amigo?; estas son las melodías eróticas que como duendes solitarios, persisten en la memoria creativa mediante símbolos metafóricos que caracterizan algunas obras en perenne conflicto.

El arte de vanguardia en Pinar del Río, se funda con  placer en la ruptura de viejos mitos y códigos que hoy revelan una nueva realidad, esa que no se convierte en inútil privilegio, si no en referente imprescindible para evocar la prisa para la realidad, y la paz y la calma para el arte.

Sorteando  obstáculos, sin la sombra de una falsa sonrisa; hoy inauguramos  esperanzas y  esclarecemos interrogantes. Sirva esta ocasión para que no se oscurezca o difumine en la conciencia el pasado creativo, momento mágico en que las ideas se transforman en agraciadas y perdurables  imágenes visuales, ese es el reto, ¿es justo entonces el olvido?. (Ver Galería de Imágenes)

MsC. Heriberto Acanda Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *