Expo Personal «Punto de Origen» Noviembre-2009

portadaPunto de origen, es el título de la más reciente muestra plástica de Orlando Hernández Pérez, presentada en el mes de noviembre  en la Galería de Arte Arturo Regueiro de la capital pinareña, institución que lo acogió en su sala, en el año 2001, con la exposición personal “Orlando²”, la que identifico, como la más interesante exhibición de dibujo, mostrada por el artista en toda su polisémica vida creativa.
Este tema que evidentemente muestra una etapa importante de su carrera artística, se acerca sin promesas a la ilustración permanente de lo que será para los poetas sensibles del color, el anhelado regreso, o de vuelta a sus raíces, mediante figuraciones que se acercan a la perfección esbelta de los desnudos cuerpos femeninos, para que la idea en movimiento se convierta en imagen.
Después de ocho años de ausencia, se presenta con un total de 13 obras, (pinturas y dibujos) para dialogar y reflexionar con su arte a partir de la razón, que ha movido su existencia, “la mujer”; temática  que se ha convertido en el más fiel y eterno acompañante de este incansable creador.
Orlando; con su cabeza poblada de sueños, quimeras y fantasías y su corazón repleto de amor, nos ofrece sus pinturas y dibujos abiertos a la reflexión y  la esperanza.
La combinación de las líneas expresivas y el uso proporcionado de los colores cálidos hacen de cada propuesta un oasis en movimiento, al rededor del cual giran las emociones y sentimientos, sueños y experiencias.
Cada obra significa una rica y fantasiosa historia que se enriquece con las ninfas y vírgenes dormidas o desnudas que esperan ansiosas el despertar radiante del alba embriagada por la luz, esa que como escenas femeninas descalzas y en movimiento, llegaron para quedarse como musa inspiradora del artista.
En esta ocasión Hernández Pérez, nos regala una propuesta diferente, desde la factura técnica y la incursión en la pintura combinándola con el dibujo como soporte que le permite reencontrarse con sus inicios.
Retomando el tema de la mujer, el desnudo sigue cautivando a este inquieto joven, capaz de experimentar permanentemente hasta encontrar la magia visual atrapando sensualmente a los espectadores, derramando el nardo penetrante de sus sentimientos, dando luz a la mente y palpitaciones al corazón.
El pasado en la obra de orlandito tiene repercusión permanente en su presente, las composiciones recurrentes, trabajadas con líneas, manchas y colores contrastantes en muchas piezas rozan la abstracción para asumir una visión expresionista, que nos permite dialogar con los elementos compositivos a partir de las vivencias y experiencias acumuladas en la observación.
Los que hemos seguido sus composiciones complejas y contradictorias en medio de lo dinámico y convulsivo de la sociedad contemporánea, comprendemos que su arte crece, cuaja y madura aceleradamente.
Sin ruidos ni exageraciones ha construido su identidad desde la edificación de una imagen capaz de esculpir el pensamiento que nos inclina a la verdad y eleva la inteligencia.
Al apreciar cada título bien pensado desde una perspectiva realista, posible de fantasear y vivir solo por los apasionados constructores del buen arte; disfrutamos de las frágiles siluetas de los bellos cuerpos femeninos esos que encienden el entusiasmo por lo bueno y lo verdadero.
Su arte siempre necesitará de  temáticas y sencillas representaciones femeninas en movimiento, torsos que se inclinan eróticamente insinuando sexo, gracilidad y encanto, solo hallado en el delicado cuerpo femenil que busca ansiosamente, un rayo de sol que encienda los corazones multiplicados en rayos de amor.
Los giros inesperados, imágenes seductoras, metáforas atrevidas y líneas exóticos logradas en las obras, “Caprichos de un recuerdo y Cuando conozca tu alma, pintaré tus ojos” nos demuestran que orlandito siempre ha estado bien cerca de la fiebre de la originalidad.
En la estabilidad  alcanzada en su silenciosa obra el autor se detiene, avanza, apunta y hace fuego. “Punto de origen” lanzó un gemido como un ¡ay! de mujer… y dijo soy feliz porque el secreto ideal duerme en las sombras. (Ver Galería de Imágenes)

MSc. Heriberto Acanda Ramos
…noviembre 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *