Expo Personal «Miradas Furtivas» Feb-Mar-2009

… lo real nunca es bello,
La belleza es un valor,
Que nunca se podría aplicar
Más que a lo imaginario.

                        Sean Paul Sartre.

portadaLa belleza de las cosas solo existe en el espíritu de quien las contempla, debe buscarse, en suma, dentro de nosotros mismos, no en los objetos del mundo sensible. P. Sartre al referirse a lo bello, nos ilustra que la belleza sólo se halla ante todo en la vista, en el oído, en la combinación de palabras y en la música; pues la melodía y el ritmo son verdaderamente hermosos.

Existe como jerarquía de lo bello: la belleza del cuerpo, la belleza lograda en los frágiles y delicados movimientos de las imágenes femeninos que conforman esta exposición.

Cada obra construye un particular discurso a partir de las experiencias vividas o soñadas por el artista como reflejo de situaciones y aventuras, las temáticas sintetizan  la belleza de las ideas, las imágenes y de las sombras, reflejando toda una atmósfera de revelación, una mirada dirigida hacia el interior.

Para encontrar el sentido de la vida, buscaremos la razón, la imagen femenina que inspira,  rejuvenece y hace sufrir por dolor o alegría nuestros corazones. ¿Quién no ha soñado con la magia  del amor que nos permite  dibujar con un beso el cuerpo de una bella y siempre delicada mujer? Para que la belleza no sea solo el sueño, y alcancemos el difícil y anhelado sentimiento del amor (oculto, secreto, clandestino), se nos presenta “Miradas Furtivas”, una invitación a la vida, a la reflexión personal de un creador, que recién abandona la juventud física pero conserva la eterna juventud, esa que solo se alimenta en el alma de lo verdaderos poetas de las líneas y el color.

Orlando Hernández Ramos, identifica lo bello con el mundo de sus ideas, encontrando en los rincones tenebrosos de su cerebro acurrucados y desnudos los cuerpos femeninos hijos de su fantasía, esperando en silencio que sus dibujos los vistan de colores, para presentarlos decentes en la escena pinareña. Sea esta tercera presentación personal en la galería “Arturo Regueiro” la oportunidad de ilustrar sus sueños, para que llegue al fondo de su alma el sol.

Para Orlando, el desnudo femenino, es especialmente un pretexto para vivir en paz en sus noches de alegrías, miradas a escondidas que en muchas ocasiones sublevan en él, el instinto maravilloso de la vida.

Mientras exista una mujer hermosa, en cada dibujo de Hernández Ramos habrá poesía, sus composiciones se ligan a la belleza de los cuerpos y no la abandona, su belleza es la razón, la mujer se sumerge en el poderoso reino de lo sensible.

Mucho más cerca de lo real, que de lo eternamente bello, está el discurso propuesto por el autor en las obras “La rumba soy yo,  El canto del gallo, El sueño del tambor y Amor cósmico”, estas composiciones recrean la teoría de la ascensión y la belleza de las almas: es la locura amorosa, el aguijón de los hombres amantes, el asombro alegre ante una apetitosa y agradable silueta de mujer, miradas que sonríen,  senos que provocan el deseo, el amor y el terror acompañados del placer.

En su polisémica creación, la mujer como sinónimo de belleza, es el modo de inspiración por excelencia, va construyendo un universo estético diferente del mundo real, solo aplicable a lo imaginario. “Miradas Furtivas” de seguro perdurará en nuestras mentes y en especial en nuestros corazones, este concierto de líneas conformado por 23 obras, dejará huellas en las nuevas generaciones de pintores y dibujantes con voluntades y motivos para hacer y disfrutar del buen arte.

Esta muestra describe lo que sucede en el espíritu del artista, una mirada a escondidas donde se roban instantes del desnudo femenino.  Miradas que nos invitan a disfrutar de la belleza de las líneas desde su misma naturaleza abstracta, mediante una esencia sin color, sin forma, impalpable, visible únicamente a la inteligencia con ayuda del alma.

Hoy he visto en su obra un depurado lirismo, como un punto de luz en el fondo oscuro del cielo, donde las estrellas tiemblan como ardientes pupilas de fuego. He visto reflejada en sus obras mis más eróticos sueños, los he visto y me han mirado. (Ver Galería de Imágenes)

¡Hoy creo en Dios!

Heriberto Acanda Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *