Expo Personal «El O-caso triste» Septiembre-2009

… una mirada recoge la sensualidad de
la imagen.

evaNo pocas veces los que amamos la belleza femenina, recogemos con nuestras miradas la sensualidad y el erotismo que exhiben sus cuerpos.

En todo momento nos sentimos seducidos por la elegancia de su apetitosa desnudez, esa que los románticos y soñadores poetas del verbo concebimos frecuentemente como musa necesaria para la creación y la más encantadora existencia.

La galería Arturo Regueiro; tiene en este caluroso verano el privilegio de presentar al público pinareño, una interesante y polisémica opción para la reflexión y el análisis, desde una sugerente mirada a la sociedad contemporánea, el autor modela su intervención artística  a partir de posiciones críticas, que hacen que el amor no sea solo una utopía.

Como un bello y agradable atardecer, cargado de esencias y olores femeninos antes y después de cualquiera experiencia sexual, aparece ante la vista de los visitantes un concierto de de imágenes en movimiento, que nos anuncia la interesante muestra fotográfica, el “El o-caso triste” del inquieto experimentador Vladimir Torres Suárez.

Al dialogar con las obras expuestas, nos encontramos inevitablemente con esas imágenes  cargadas de poesía, que desde la creación y presentación de sencillos símbolos, nos ilustran  frágiles siluetas de cuerpos mutilados, de sombras que se alejan o se acercan dibujando formas y escenas sexuales florecientes  a partir de las vivencias,  sentimientos o experiencias amorosas y sexuales de cada espectador.

Lo erótico aparece en sus temáticas como elemento característico de su obra, el sexo o lo sexual dentro del discurso propuesto por Torres, se ilustra como un modo de existencia desde la práctica cotidiana en una sociedad que hoy afortunadamente  se aleja de prejuicios o tabúes de un ridículo y tenebroso pasado.

Más que una puesta de sol, en este o-caso, surge tras bambalinas un nuevo amanecer de sueños e ideas que invitan a la reflexión, mediante el ofrecimiento de la imagen fotográfica como antídoto hacia la apatía e indiferencias  de seres insensible que deambula como mendigos de lo caduco o vulgar, en medio de un mundo que renace, se eleva y supera hacia la modernidad desde la comprensión del arte y la razón.

Las composiciones que en esta ocasión Vladimir nos presenta, no sólo es luz e imagen para disfrutar desde una perspectiva contemplativa, esa que un primer momento podemos sentir al apreciar sus dieciocho piezas en gran formato y desde la fotografía digital, sino que sus representaciones nos agraden, nos provocan, para meditar sobre temas y problemas recurrentes de nuestra sociedad.

La coherencia de los elementos compositivos, el uso indiscriminado de las luces y sombras con el objetivo de señalar o destacar escenas, partes o genitales  femeninos, sitúan al artista  en los límites de lo morbosos o grotesco.

Su riesgo es el juego con la imagen mediante un potente e imprescindible recurso fotográfico, la luz como metáfora de la plena satisfacción o felicidad permanente o temporal, esa que solo depende del amor personal, alejado de la maldad o sentimientos mezquinos que endurecen el alma, con prácticas y comportamientos profesionalizados, para sobrevivir como mercancías sexuales, subastadas en el mercado impúdico de la marginalidad.

Temáticas como “Eva; Peligroso equilibrio, El ocaso y Luna” se convierten en referentes que desde una interpretación poética del artista nos acercan a la realidad, esa que ocultamos, de la cual no  hablamos o denunciamos pero que compartimos en nuestras cotidianidad, la intrepidez de este autor, lo coloca en el creador de un subgénero en la provincia que hasta el momento no había sido abordado con regularidad, desde la construcción de un sólido y coherente discurso Vladimir ha hecho de la técnica fotográfica, aguijón que acaricia, critica y propone formulas para la “nueva” creación, esa que hoy exige y necesita  el público vueltabajero, artistas que   a través de su creación, sean consecuentes con su tiempo . (Ver Galería de Imágenes)

MSc. HeribertoAcandaRamos.
… agosto 2009.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *