Salón 14 de Diciembre 2008

portada_2Treinta y dos años brindando, el más valioso regalo visual, la expresión plástica  se ha movido con libertad, para reflexionar sobre nuestro tiempo con posiciones éticas; en medio de un complejo y variado movimiento, que ha tenido la virtud de despertar la fe, excitar los sentidos y promover la polémica entre las más contradictorias posiciones críticas:

La XXXII Edición del salón provincial 14 de Diciembre, aparece como descubrimiento de las utopías irrealizables, frente a un nuevo empeño, distinto de los demás, y que, por la problemática que plantea,  los medios a que acude y los fines que persiguen, merece máxima atención.

En esta presentación, se ofrece, un panorama no muy completo de la variedad de artistas, temas y opciones estilísticas, que hoy convergen en el escenario pinareño.

Como fiel espectador y defensor comprometido con el arte de las imágenes, las luces y las sombras, he  tenido el placer de organizar por ocho años consecutivos las difíciles, complejas y polémicas ediciones, del más longevo de los salones en Pinar del Río, evento que alcanza su mayoría de edad, a partir de un estilo muy personal y poderosos que se enriquece notablemente de las experiencias de lo más autentico y relevante de nuestra vanguardia histórica y contemporánea.

Contra toda posición de inmovilismo, precariedad y deterioro espiritual, la creación plástica se acelera en el tiempo y cada día se desboca más en el torbellino de la inventiva y la sabiduría sencilla de los creadores y artistas, que hoy participan como quijotes en el combate espiritual por el sueño y la esperanza.

Doy gracias a todos los artista, que me han dado lo oportunidad de estar y viajar junto a ellos hacia el peligroso, empedrado y complejo trono donde crece el arte y la amistad.

Con el propósito de convertir este encuentro, en un espacio de confrontación, reflexión y diálogo, el salón abrió sus puertas a la diversidad. Como en todas las ediciones anteriores, la pintura y la fotografía se adueñaron del espectáculo, creando una fusión eterna, dejándonos ver la magia que nos circunda, y nos ilustra el milagro de la comunicación humana.

“El bien conocido 14 de Diciembre”, ha venido haciendo una historia modelada por una tradición de artistas que tiene como base la línea evolutiva que describen Tiburcio, Regueiro, García Portela, Oliva, Juan Suárez, Montoto, Marcos González, Humberto (El negro) y  Ulises…, todos los cuales forman una especie de columna vertebral colorística y sensual dentro de la tradición pictórica pinareña.

La historia y el gusto por el buen arte, han sido dos de los factores importantes que modelan la existencia y permanencia de este salón entre nosotros. Varias generaciones de artistas están representadas en esta ocasión, haciendo que sea superior por número, calidad y variedad de las obras.

Un total de  26 composiciones plásticas  en concurso,  hacen que disfrutemos del tradicional paisaje, el arte pop, la fotografía,  el arte objeto y otras propuestas que nos acercan a la belleza infinita que sólo existe en el espíritu de los que poseen la capacidad de soñar. (Ver Galería de Imágenes)

Por: Heriberto Acanda Ramos
Director Galería Arturo Regueiro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *