Expo Personal «Mecánica Nacional» Septiembre-2008

El arte pinareño:

portadaNuevas interpretación de la realidad a partir de temáticas recurrente que hace de lo vivido nuestra más fiel realidad; la mecánica de la creación, reflejo de la existencia, forma parte inseparable de la verdadera imaginación que estimula la producción artística; crear para vivir o intentar vivir del seudoarte, puede ser la forma, que hoy se utiliza por subsistir en los tiempos en que se sataniza el mercado del arte, pesadilla intermitente, que no abandona la forma creativa de las imágenes visuales,  las crisis y las  frustraciones financieras, obligan a creadores y artistas a convertir el fruto de su creación en una pesada, irracional  e inconsumible mercancía que inevitablemente se pierde en la noche del olvido.
Contra toda intención comercial, vendible o negociada, se presenta en la Galería “Arturo Regueiro” la exposición personal; “Mecánica Nacional”. Una muestra para la meditación, la confrontación y el análisis, donde lo más importante no es coincidir sino dialogar intercambiar, sobre la plástica contemporánea pinareña.

Ser consecuente con su tiempo, puede ser el más auténtico principio de todo ser social que vive y desvive a partir de sus propios problemas, sueños, limitaciones  y  esperanzas.
La realidad cubana de esta su “postmodernidad”, cambia, se enriquece y se transforma,  el arte y la cultura debe jugar su verdadero papel para hacer de nuestro presente el reflejo de nuestra existencia.

Mecánica de tu tiempo de tu pueblo o de tu realidad puede ser tu motivación, provocación o interés para penetrar sin prejuicios ni temores en un tejido de apreciaciones de los que todos en determinados momentos nos sentimos prisioneros, las apreciaciones ajenas se convierten en árbitros de nuestros pensamientos y conductas, desde el análisis crítico de cada actuación.

Mecánica Nacional, la más reciente muestra pictórica presentada por Juan Manuel Menéndez, ha pasado a ser el más cercano intercambio del artista con su tiempo, desde la representación de motivaciones y temáticas, que logran una adecuada identificación con la manera y los modos de vivir de los cubanos. Su lenguaje poético y sugerente nos permite disfrutar su obra como caricia que nos estimula y obliga a reflexionar sobre lo que hoy somos y cómo debemos ser.

El arte plástico pinareño, se ha mantenido durante un tiempo considerable, atrincherado en las evasiones de su realidades y problemas, ajeno a los  momentos difíciles en que vive nuestra gente común, los personajes pintorescos, populares y de pueblo.
Nos resulta sobrio y oportuno, que esta muestra se difumine en la manera de pensamiento popular, Menéndez se representa su existencia y la de sus contemporáneos mediante catorce representaciones gráficas, al óleo sobre lienzo, que narran  episodios tan comunes y reales como: Alineación, Pollo por pescado, Bajar y subir el telón, El destupidor… este panorama representado es audaz, renovador y hermoso logrado desde un alto nivel estético y técnico.

Su básica formación como diseñador y su capacidad creadora, le permiten la realización de todas sus pinturas con originalidad, afán de trabajo cuidadoso,  pulcritud de la hechura y la meditación conceptual.

La línea convertida en su principal recurso expresivo, hacen del dibujo un poema pictórico, que desde la visión romántica de la vida, nos invita a caminar juntos, por los senderos y laberintos del conocimiento y la sabiduría popular.

La subordinación del color en sus gamas nobles y la superposición de formas y planos nos convierten en espectadores activos, cómplices de un discurso que critica, señala y cuestiona el vacío de la ostentación, la inmodestia y la maldad como fruto ausente de la cultura del límite.

Ésta su segunda exposición en menos de un año, es la continuidad de su inconcluso proyecto anterior, “Mecánica Popular” que marcó el comienzo organizado desde el punto de vista creativo de este joven artista, que no sólo se ha convertido en continuo participante en los salón de la provincia sino que es capaz, desde la verdadera creación, construir un discurso que contamine las fronteras del pensamiento critico, desde la lógica que nos aporta el razonamiento intelectual.

Juan Manuel, en su “Mecánica”, nos anuncia que la felicidad es el placer del gusto, el que provocan las bellas imágenes y que el solo goce espiritual no basta, este concierto de líneas, áreas y colores nos revelan, que el mal es breve, porque el sufrimiento del dolor es sólo un instante en esa larga cadena de placeres que es la vida. (Ver Galería de Imágenes)

Heriberto Acanda Ramos.
… septiembre 2008.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *