Expo Personal «De la Mano del Señor» Marzo-2006

recomenzar2Abrirá los caminos sin límites al arte cristiano, una exposición donde el creador hace del color génesis de la acción, para él no sólo es importante la doctrina sino además el arte convertido en proceso de reflexión cultural.

Las obras presentadas en esta muestra buscan traspasar las fronteras de la materia en una dimensión de la existencia más allá del espacio físico, propone a través del mundo mágico del arte una ascensión a la espiritualidad, una búsqueda en el interior de sí mismo y un crecimiento del espíritu.

Los sueños del artista no subestiman en ningún momento la comprensión de la palabra, sus motivos de inspiración son el reflejo de sus vivencias desde prácticas que han organizado la primacía del silencio como constructor del hecho, sus imágenes perfumadas de elementos del paisaje rural nos invitan a caminar juntos por lugares distintos o comunes, con el empeño insatisfecho de iluminar la oscuridad para recomponer una distinta percepción del mundo y de la existencia.

En sus paisajes prevalece el peso de la idea, el sentido analítico, la activación de los espacios mediante gamas cromáticas nobles que se difuminarán en la distancia para trasladarnos al imaginario tierno y delicado presente que todos hemos soñado.

En cada obra expresa con lealtad un pensamiento; sus combinaciones de portadas y caminos están destinadas a objetivar adecuadamente su modo de pensar y de sentir.

Sus títulos encuentran un receptor activo que reflexiona desde enfoques cristianos sobre temas recurrentes que nos acercan a la naturaleza. La serena belleza que apreciamos nunca será igualada por los retorcidos discursos que abundan en la época del mal gusto: sus nobles temáticas transparentan ideales hondamente sentidos y los expresa en forma contagiosa capaz de transmitir a otros el propio entusiasmo por algo que embellece la vida humana, salud moral, firmeza de querer, serenidad y optimismo.

La intención de esta muestra “De la mano del Señor” está en educar la expresión del pensamiento de tal manera que la transparencia de las ideas no sea empañada cuando lo subraye el latir del corazón, porque la humanidad debe más a los mudos ejemplo de los cristianos que a los sutiles razonamientos de los sofistas.

El sentimiento religioso de esta propuesta del artista Gustavo Suárez, pretende que al apreciarse se convierta para los espectadores en puro amor al deber, a la justicia, la belleza y a la verdad. (Ver Galería de imágenes)

Lic. Heriberto Acanda Ramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *