Expo «Con la gente de esta tierra quiero yo mi suerte echar …» Juan Miguel Suárez Rodríguez – 2004

CON LA GENTE DE ESTA TIERRA QUIERO YO MI SUERTE ECHAR…

Al amor devoto de los pintores místicos, que aún entre las rosas de las orgías se les salía del pecho con una columna de humo aromado, sucede un amor fecundo y viril de hombre, por la naturaleza de quien se va sintiendo igual. Ya se sabe que están hechos de una misma masa el polvo de la tierra, los huesos de los hombres y la luz de los astros. Lo que los pintores anhelan, faltos de creencias perdurables porque batallar, es poner en el lienzo las cosas con el mismo esplendor y realce con que aparecen en la naturaleza.

… Pero el espíritu humano no es nunca fútil, aún en lo que no tiene voluntad o intención de ser trascendental. Es, por esencia, trascendental el espíritu humano. Y esa misma angélica fuerza con que los hijos leales de la vida que traen consigo el duende de la luz, procuran dejar creada por la mano del hombre una naturaleza tan espléndida y viva como la que elaboran incesantemente los elementos puestos a hervir por el Creador, les lleva por irresistible simpatía con lo verdadero, por natural unión de los ángeles caídos del arte con los ángeles caídos de la existencia, a pintar con ternura fraternal y con brutal y soberano enojo, la miseria en que viven los humildes. ¡Esas son las mujeres hambrientas!… ¡Esos son los obreros alcoholizados! ¡Esas son las madres secas de los campesinos! ¡Esos son los hijos pervertidos de los infelices!…

y no surge de esas páginas de colores, incompletas y sinceras, el perfume sutil y venenoso que trasciende de tanto libro fino y cuadro elegante donde la villanía sensual y los crímenes del alma se recomiendan con las tentaciones del ingenio; sino que de esas mozuelas abrutadas, de esas coristas huesudas, de esos labriegos gibosos, de esos maestros olvidados, de esas viejecitas santas, se levanta un espíritu de humanidad ardiente y compasivo, que con saludable energía de gañán echa en la … historia de las verdades descubiertas. (Ver Galería de Imágenes)

Comentarios cerrados