Expo Personal «La Misión» Fidel R. Veloz Capote/José Miguel Díaz/Raciel Linares Guerra – 2003

» Más es menos y menos es más… Cuanto mayor
sea el número de uso, relaciones y suplementos que tenga una obra, menos pura será… más es menos»

Reinhart

Aventurarnos en una exposición Minimal- conceptual, en momentos en que los derroteros del arte apuntan al retorno a la buena pintura, a lo retiniano; es un riesgo, pero como todo creador no tememos a este riesgo, porque ante todo hacemos arte; Fuera de todo bloqueo perceptivo:

«… Salir del tópico, desbloquear la percepción y acceder a una experiencia no codificada, implica afrontar la experiencia del caos…»[ caos, condición inmanente de creación]. No existe experimentación sin peligro. Así como toda obra corre el riesgo de carecer de sentido, y sin embargo, nada sería sin ese riesgo.

La propuesta, desde el punto de vista curatorial, ha unido las piezas, y su contenido, en el hilo conductor de la temática cristiana. Cuando entramos en ella, penetramos un recinto, en el que somos objetos de observación y análisis; desde la psicología de la inducción de nuestros pensamientos y actos; tal es el caso de: » Soy Yo el que soy?», » La fe » o » Meditación «. Porque como dice Inmanuel Kant…» Todos los hechos pertenecen o bien al concepto de la naturaleza, o al concepto de libertad, que muestra suficientemente su realidad por la causalidad de la razón, en consideración de ciertos efectos por ella posibles en el mundo de los sentidos, y que ella postula incuestionablemente en la Ley moral…».

Las piezas aquí expuestas, son objetos específicos, signos autosuficientes con leyes propias, donde la búsqueda de la esencia requiere un análisis acucioso como única manera de acercarse a su verdadero ser. El objeto aquí no es más que un intermediario, como un material que se interroga para descubrir el sentido del mundo. Nos convertimos en artistas viajeros»;…Llevando en la maleta los elementos de la futura obra o las herramientas para hacerla in-situ; rompiendo desde aquí con la clave del artista- artesano vinculado a un taller, donde realiza su obra para ser exportada; Aquí el taller queda más bien como un laboratorio de proyectos y sueños que de producción…»[Gerardo Mosquera] .Es esta una pauta en la muestra, donde las ideas de los creadores no necesariamente se explicitan en el objeto, cuya disposición e incluso ausencia funcionarán más bien como inductores del pensamiento en el espectador, desatando inquietudes, ya sean filosóficas, estéticas, psicológicas o religiosas; pues cada pieza propone una búsqueda más allá de lo visible como materia misma, una búsqueda en el interior de las cosas;»… ya que lo esencial, con estos ojos, jamás lo veremos». Dentro de estos preceptos encontramos: «La prédica», «La aguja», «Pan de vida», ó «Un vaso de agua, un vaso de vino»; todas resaltan el valor de lo espiritual.

La Misión rompe con la idea convencional de exposición y el sentido de contemplación estética, pretendiendo que las obras entren en un proceso de interacción con el público. Aquí los objetos y acontecimientos de la vida cotidiana son elevados al rango artístico, reduciendo así la distancia entre vida y arte.

«La Misión», representa el crecimiento de nuestra fe; penetrando lo inefable de la luz y la sombra, la vida y la muerte, el heroísmo y el sacrificio. Misión es esto y mucho más. Y decimos con el poeta: ¡Ven, Señor Jesús, ven pronto a la tierra!. El mundo está en caos. Se anuncia que hay paz, mientras se preparan para la Guerra . ¡Ven que tal parece que la fe está muerta!. ¡Ven Jesús, ven pronto!. ¡Ven, que se ha cerrado del amor la puerta! (Ver Galería de Imágenes)

Lic. Raciel Linares Guerra

Comentarios cerrados