Expo Personal «El pretexto de la sombra» David santa Fe – 2003

En esta muestra el artista es dueño de su técnica y no ha perdido el rumbo, se sabe destinado a realizar una obra perdurable, recoge el puro rostro de su imaginación, donde magia, realidad y fantasía se funden en un destino común; romper la inercia, quebrar el “estatismo poético” de la plástica pinareña de estos tiempos.

El artista persistente y emprendedor ha transitado por los caminos de la creación como duende errante, cultiva sus raíces y se identifica con su pueblo que lo sigue por la originalidad de su técnica y la espontaneidad de sus temas. Sus obras parten de la representación romántica y sublime del paisaje rural, donde la luna ha sido la nota que ha musicalizado sus composiciones plásticas en una armonía pinareña y muy cubana que lo ha llevado al empleo de tonalidades y valores logrados por la matización de la luz y la mezcla de pigmentos, combinando grises, cienas y ocres, los que hacen un equilibrio seguro, una toma fotográfica de lo irreal, lo insólito y los sueños como quebranto tormentoso del mundo interior del artista, reflejando una fantasía supeditada a realidades con una textura lírica para una contemplación sedimentada.

Sus obras “Nalguiluna” y “Dulcinalgas” a lo David, ni poéticamente tiene intenciones de poseer puntos de contacto con el personaje legendario y quijotesco de Cervantes. Incorpora la combinación de desnudos femeninos, la transparente y brillante luz lunar para materializar un encuentro sensual con la agradable y atrayente silueta en una delicada y comprometida pose erótica que se transcribe en la intimidad del sexo como razón de vida del artista.

Su obra “Fronteras calladas”, trabajada con una gama monocromática, trata de simbolizar el límite de las cosas posibles, la agresividad y el silencio que desde posiciones diferentes refleja las elementales emociones e ideas de inferioridad y supeditación que en la psiquis son provocadas por las impresiones del misterio prepotente e impenetrable, donde les aseguro debe estar implícito la meditación y el examen de conciencia.

David Santa Fe es en la plástica pinareña una isla luminosa, centelleante y reveladoramente solitaria que con la calidad de su obra ha bendecido el arponazo a un “pastiche” que desde el idealizado imperio de la crítica motivó la suma reveladora de nuevas formas de interpretación y de temas que hicieron blanco en los tejados, desnudos y en los huevos de David que con la santa fe de ser dueño de su naturaleza y de su espíritu incorpora en sus obras manzanas, rostros, huevos y lunas que como motivo de inspiración marcan el vuelo poético que desde la altura de los empastados tejados nocturnos sueña con el viaje inalcanzable hacia un destino seguro, donde el pretexto no sea el de la sombra. (Ver Galería de Imágenes)

Lic. Heriberto Acanda Ramos

Comentarios cerrados