Expo «Esencias» de Raciel Linares Guerra – Agosto 2015

Por el MSc. Heriberto Acanda Ramos

«La aspiración de todo creador de arte es que su palabra, que su voz, sea cada vez más clara y más honda. Que lo que pinte sea cada vez más simple y más profundo en el tiempo.»

Oswaldo Guayasamín

En la plástica pinareña, Raciel Linares Guerra es uno de los artistas claves para entender el desarrollo y la evolución del arte vueltabajero de las últimas décadas, su labor pedagógica y su obra han transitado prácticamente por la mayoría de los movimientos y tendencias del arte, desde finales de los años ochenta hasta la actualidad.

Ha pintado a la manera expresionista, ha realizado obras abstractas y conceptuales, grabados artísticos y pintura mural, acciones de reivindicación social, crítica artística, fotografías y dibujos. Aunque ha sido su vinculación con la enseñanza artística su principal labor creativa, es su polisémica obra, ilustradora de esencias, la que le ha garantizado un lugar en el canon del arte contemporáneo en Pinar del Río.

La riqueza de su producción artística, abarca un gran número de preocupaciones y temáticas entre las que se encuentran las experiencias del arte cristiano, visto en la muestra que hace ya unos años, el autor curara de conjunto con otros tres coterráneo. ¨Arte Cristiano otra mirada y Esencias¨ son enlace y punto de encuentro, donde el movimiento, el proceso, el tiempo real, la reivindicación de la condición social del artista como trabajador, la relación entre visión y ceguera, entre texto e imagen, la memoria, la muerte, la catástrofe o la melancolía, forman parte indisoluble de su horizonte creativo.

En sus pinturas, lo contextual y la realidad social han sido cuestiones abordadas a través de una crítica audaz e inteligente, como parte de la vida; sus propuestas más recientes, cuestionadoras de visiones y comportamientos absolutista y correccional, proponen más que escuchar palabras, observar comportamientos sociales.

Linares, es dueño de su universo, puro, generoso, trata las formas de la naturaleza religiosa por medio de figuras geométricas, fragmentando líneas y superficies. Se adopta, así, la perspectiva múltiple, le interesa la conexión, el discurso, la acción, la situación y el sentido sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral, sin la necesidad de crear discursos o teorías superficiales.
Las catorce obras presentadas en esta muestra personal, por sus treinta años de vida artística, dejan ver un cambio sustancial en la forma de crear de este artista, en el que las ideas son un elemento más importante que el objeto o su representación física, interpretado como una herramienta de pura especulación intelectual.
En sus composiciones visuales, la fidelidad de la representación remite esa distancia instalada entre la cosa y su imagen, entre el tiempo natural de «la realidad» y sus símbolos, como mecanismo significativo para evaluar la compleja contemporaneidad cubana y universal.

Esencias, con alto grado de iconicidad, refleja, no obstante, un punto de vista sobre los objetos y sobre el mundo en el que se insertan y al que representan, que es como puede apreciarse, un punto de vista variable y, en cierto modo, progresivo.

Raciel a medida que consolida su obra, va descubriendo, avanza en la simplicidad de su trabajo, junto con el color, la forma, la luz, y el lenguaje secreto de las cosas. Sus esencias van en una dirección icónica, minimalista y contemporánea.

Sirva esta muestra, para que los espectadores hagan suya las obras mediante el poder de la interpretación, cada vez más simple y más profunda en el tiempo. (Ver Galería de de imágenes)

Comentarios cerrados