“Pronóstico Reservado” Mayo-2013

Por el MSc. Heriberto Acanda Ramos.

Con el objetivo de descubrir, conocer y proyectar el futuro a partir del diagnóstico que nos ofrece el análisis de las interacciones y relaciones humanas en la vida social, se presenta como autentica razón de la brevedad de la existencia, Pronóstico Reservado, exposición creada en esta especial ocasión y de modo exclusivo para el público pinareño.

Los artistas Lian Eilé Perdomo y José Iván Morales, se unen desde la creación artística, para fundar códigos y símbolos inteligentes y apasionados, su arte consigue ser una señal de superioridad espiritual, un salvaje placer que experimentan con frecuencia los intelectuales del mundo insular.

En nuestro universo moral, sabemos que es posible asumir todo el sufrimiento del mundo sin olvidarse, cuando truena, de sacar el paraguas. Por lo demás, la historia construida se asemeja de tal manera a ciertas fábulas, que nos cuesta trabajo no ser un poco maniquíes del tiempo.

El hombre es la provocación permanente, en cada obra, lo presentan como a un ser humano y no ya como una nube o una ráfaga de viento. La muestra señala, que la muerte no ocurre solamente por vejez, quizás se trata de una agonía por muerte natural o parte de un plan de asesinato con premeditación y alevosía.

Pronóstico Reservado, con su multiplicidad de voces, establece un diálogo de posiciones frente a la vida, con diferentes voces, independientes pero interrelacionadas.

Al dialogar con sus piezas, todas ellas, establecen una relación común, el grabado artístico se modifica espectacularmente y en la mayoría de los casos sobreviene una atmósfera de suave afabilidad, intercambiando escenas casi afectivas con las instalaciones, leves, un poco traviesas y divertidas.

Felizmente esta exposición personal nos conmueve, nos hacen pensar y repensar temas absolutamente cercanos al ser humano, como son el amor y la muerte, reservar un pronóstico, se convierte en metáfora de nuestras propias alegrías o demonios codificados de tal forma que aunque parezcan inocentes “códigos”, en realidad concentran un cúmulo de intensas emociones. (Ver Galería de de imágenes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *